Este episodio va dedicado a las minorías; a todos aquellos que no encajan con algún molde común impuesto por la sociedad y no buscan caber agüevo en un estereotipo fijo.
Y como acepto que yo también me he sentido así, te comparto lo que a mí me ha funcionado para entender y aceptar que soy distinto. Y también, quiero explicarte cómo he trabajado profunda e internamente para revertir mi “papel de víctima” por una aceptación total de lo que soy.
En este capítulo te comparto parte de ese proceso y evolución que ha transcurrido en mi vida durante este camino de crecimiento personal que elegí seguir.

¿Por qué no genero más contenido?
Honestamente, no me mueve la fama. Aunque claro que es una herramienta que persigo como una preferencia maravillosa de vida que utilizo para tocar a más personas.
Mi intención no es producir contenido únicamente para mantenerme vigente en redes sociales y mucho menos dedicarme a generar engagement vacío, solo por conseguir más “followers” y “likes”.
Hoy quiero ir más allá. Busco mantenerme fiel a mí mismo y compartirte mi esencia más pura a través de materiales hechos para profundizar con contenido intrínseco y genuino.
Aunque no necesariamente complazca al de enfrente.

Todos jodemos de una forma u otra a nuestro planeta, aunque nos cueste aceptarlo.
Generalmente, somos soberbios y juzgamos y chingamos al de enfrente por el “impacto ambiental” que genera.

Pero no tomamos autoconsciencia ni nos responsabilizamos para desde nuestra propia trinchera; con nuestras propias formas y alcances hacer lo posible por ayudar al planeta.

¡Tus ideas no son tuyas!
Las heredaste o adquiriste externamente. ¿Pero te atreves a cuestionarlas o confrontarlas? ¡Date chance! Permítete vivir en la incertidumbre y haz a un lado tus “certezas” inculcadas desde chiquito.
Me vale madres en lo que quieras creer; ¡Pero ábrete! No te aferres a tus pensamientos, suelta tus verdades absolutas y replantéate tus creencias constantemente.
¿Para qué? A mí me sirve para avanzar, crecer y disfrutar una vida que me encanta. ¿Y a ti?

Juzgamos y fregamos al de enfrente sin darnos cuenta de todo lo que impactamos con nuestras palabras. La energía negativa que expresamos en redes sociales y en la vida; no aporta nada, únicamente jode a otros. ¿Qué prefieres tener; la razón o el amor?
Creo que la gente exitosa y “fregona” no vive repartiendo odio. ¡Al contrario! Dedican ese tiempo y energía en responsabilizarse para mejorar internamente.

¡Que el amor sea nuestra guía!

Qué hueva vivir tan dormidos y comportarnos de acuerdo a lo externo: leyes, mandamientos cuadrados, políticas rígidas, verdades absolutas, etc…

¡Cuestionémonos y abramos nuestra mente! Que el motor que nos empuje sea nuestros convencimientos y no algo externo.
Te explico este tema más a fondo en este episodio de mi podcast.

¿Te gustaría sentirte mejor?

Estoy seguro de que utilizando tus 5 sentidos lo puedes hacer. ¿Cómo? A través de ciertos estímulos que te permitan manipular tu estado de ánimo de forma positiva.

Si de verdad quieres cambiar tu mente, primero cambia tus emociones.
Te comparto lo que a mí me funciona:

¡No manches! Creo que eso habla de una actitud de victimismo total.

Qué fácil es responsabilizamos únicamente por nuestros logros y triunfos… Y aún más sencillo es culpar a los demás por las chingaderas que nos suceden.

¡Responsabilicémonos por completo de nuestra vida! Tengamos los huevos de aceptar nuestras consecuencias y decisiones.

Escucha mis locuras sobre cómo creo que podemos redefinir cualquier situación adversa del pasado a nuestro favor.

Después de mirar mis miedos a la cara; entendí profundamente quién soy y decidí llevar mi vida al extremo en todos sentidos, incluso en el amor.
Opté por responsabilizarme únicamente por mí mismo y amar con toda mi consciencia a otros sin esperar nada a cambio.

¡Te vas a cagar de miedo!
Seguramente. Pero la vida que prefieres está después de él.

Yo emprendo desde el amor; atravesando mis miedos para ir por lo que quiero.
Si no te atreves a cruzar esa barrera y buscas siempre ir a la “segura”; tendrás que conformarte con la vida que te tocó. Y espero que dejes de quejarte, porque así lo decidiste.

De todas estas locuras platiqué durante mi estancia en Lima en esta sesión de preguntas y respuestas.

Está cabrón lo fácil y duro que juzgamos actualmente a cualquier humano "porque se equivocó" mientras lo grababa una cámara.

Escucha mi reflexión sobre cómo las redes sociales han impulsado el odio, las comparaciones y los juicios hacia cualquier persona que se atreva a ser diferente o haya cometido algún error en público.

Load more